La Procesionaria

La conocida como “procesionaria” (Thaumetopoea pityocampa ) es una mariposa (lepidóptero) habitante de los pinares de Europa central y del sur. A día de hoy se considera una plaga.


Son las orugas, las formas larvarias las problemáticas para nosotros y nuestras mascotas. Estas orugas, poseen unos pelos muy peligrosos en la superficie de su cuerpo: son pelos urticantes. Al contacto con éstos, la superficie corporal (piel, ojos, boca, etc.) se irrita profundamente, se inflama y duele. Toda esta reacción inflamatoria tan potente se debe a que los pelos presentan una sustancia tóxica conocida como Thaumatopina.


La procesionaria tiene un ciclo de vida particular. Las orugas nacen en Otoño y construyen unos grandes capullos de seda en torno a las hojas de árboles como el pino o el cedro, donde permanecen en estadio de larva.


Transcurridos unos meses, entre Febrero y Abril, salen de sus nidos, descienden de los árboles y recorren ciertas distancias por tierra hasta encontrar un lugar en el suelo en el que enterrarse y completar su transformación. ¡Ésta es la época del año más peligrosa para nuestros animales y también para nosotros mismos! Ya que es muy fácil tropezarse con estas largas filas de orugas que van en “procesión” cruzando de un lado a otro los caminos de pinares y montes, aceras y carreteras.





El instinto curioso de nuestras mascotas, especialmente de los perros, hace que estas curiosas líneas que se mueven sobre el suelo llamen intensamente su atención y se aproximan a olisquearlas, tocarlas o lamerlas, entrando en contacto directamente con los pelos urticantes que las procesionarias desprenden de su cuerpo cuando se sienten amenazadas.


Los efectos sobre la superficie de la piel o mucosas (ojos, boca, aparato digestivo si las ingieren, etc.) que entren en contacto con la toxina liberada por la procesionaria son graves y por eso es fundamental acudir de urgencias a un veterinario.


Dependiendo de la cantidad de toxina a la que haya estado expuesta nuestra mascota las lesiones pueden variar desde una inflamación intensa, a necrosis (muerte del tejido), fallo respiratorio por inflamación exagerada de las vías respiratorias o incluso, la muerte en un breve periodo de tiempo.




¿SI YA HA OCURRIDO EL CONTACTO, LOS PROPIETARIOS PUEDEN HACER ALGO MIENTRAS LLEGAN AL VETERINARIO?


Sí, dos cosas importantes:


· Utilizar agua tibia sobre las zonas afectadas que han entrado en contacto con la procesionaria (también sobre las patas porque suelen frotarse con ellas).


· No frotar la superficie afectada (ojos, boca, lengua, labios, etc.) NUNCA. Estaríamos favoreciendo la liberación de más sustancias inflamatorias y sólo empeoraríamos los daños que sufren nuestras mascotas.



¿Qué debo hacer si creo que mi perro a tenido contacto con la oruga?


Si sospechas que tu perro ha entrado en contacto con la procesionaria, lo mejor es acudir a tu clínica veterinaria de urgencias inmediatamente, pues un veterinario será la persona mejor cualificada para evaluar el grado de contacto y su gravedad.


La rapidez del tratamiento es crucial para evitar problemas de mayor gravedad, como los descritos antes.


El veterinario utilizará corticoide para frenar la inflamación, pues esta puede causar la asfixia del animal y con ello el fallecimiento. Es posible que el veterinario recete también un antibiótico.


Como tratamiento de emergencia, puedes aplicar agua templada a la zona afectada y a las patas, pero recuerda no frotar, pues esto puede agravar la picadura. La extensión de la lesión


Los síntomas en los perros y gatos


Hocico y boca

Además de dolor, se observa una importante inflamación a nivel de la boca y del hocico del animal. Puede aparecer rápidamente una necrosis a nivel de la lengua, de la que pueden llegar a caer trozos, lo que impediría la correcta alimentación del animal.


Piel

El contacto con la piel del gato o del perro va a desencadenar una violenta urticaria acompañada de ronchas rojas. También son frecuentes el picor y la hinchazón de la zona afectada.


Ojos

Al poder dañar gravemente los ojos del animal, los pelos urticantes son muy peligrosos y dolorosos si tocan esta zona. Pueden llevar a una inflamación de la conjuntiva y de la córnea y también a úlceras de la córnea. Sin el

tratamiento adecuado, pueden incluso causar la pérdida completa de la vista.


Cuando el tratamiento es rápido, las posibilidades de curación sin secuelas son mucho mayores.









Fuentes :dermoscent , clinicabahia, lavanguardia

  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanco Icono de YouTube
  • White Facebook Icon
  • Twitter Icono blanco

© 2018  by A.M.Irazabal

Veterinario Santurtzi

94 483 30 37

Avd Murrieta 42, bis
48980 , Santurtzi

Vizcaya

Veterinario Santurtzi

Veterinario Bizkaia Vizcaya